+34 607 755 795 info@kapiscoactividades.com

Login

Regístrate

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de sus datos
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestras Condiciones del servicio y Declaración de privacidad .

¿Ya eres usuario?

Login
+34 607 755 795 info@kapiscoactividades.com

Login

Regístrate

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de sus datos
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestras Condiciones del servicio y Declaración de privacidad .

¿Ya eres usuario?

Login

Los mundos y ventajas que habitan en la lectura

Los mundos y ventajas que habitan en la lectura

‘Yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo’. Es una de las frases más conocidas de El Principito, uno de los libros más leídos por los más pequeños. No en vano, también es una de las lecturas favoritas de muchos mayores.

Con El Principito, muchos niños han podido disfrutar de las ventajas de la lectura desde edades muy tempranas. La lectura es una inmejorable forma de asimilar conceptos y tratar la información, de aprender a organizar un discurso y construir un mensaje de forma coherente.

Además, leer ayuda a mejorar la concentración, por lo que los niños que leen con asiduidad demuestran mejores dotes para el aprendizaje. Al potenciar la imaginación de lo leído, la literatura entrena las zonas creativas de la mente de los más pequeños y les prepara para afrontar adversidades futuras.

Precisamente, la organización de la mente del pequeño es una de las aportaciones de la lectura constante. A través de las letras, los jóvenes lectores conocen nuevos mundos y viven experiencias. De esta forma es más fácil que aprendan a dominar el entorno real y a interactuar con él.

Un libro transporta a los jóvenes lectores a mundos lejanos, en los que se enamoran, hacen amigos, sueñan con aventuras nuevas y olvidan el estrés de sus obligaciones escolares.

Comunicación entre padres e hijos

Leer juntos es una de las mejores actividades para una sana relación entre padres e hijos. Los más pequeños tienen en sus padres referentes en muchos aspectos, por lo que tienden a imitar sus gestos. Por su parte, los mayores muestran a los más pequeños lo que se esconde detrás de las palabras y les abren a nuevos mundos.

Pasar momentos juntos es una de las peticiones de los más pequeños. Por eso, la lectura se presenta como una de las actividades que más contribuye a que los niños sean felices en compañía de los adultos.

Mayores capacidades mentales

Distintos estudios demuestran que el hábito de la lectura potencia la autonomía cognitiva, es decir, la preparación de la mente para aprender por sí misma.

El lector asiduo posee gran capacidad para refrescar conocimientos de forma rápida y eficaz. Y poseer una excelente comprensión lectora es garantía de éxito en la asimilación de textos tanto durante las fases de estudio como en el ámbito laboral.

Leer fomenta el trabajo intelectual porque desarrolla importantes habilidades cognitiva: comprar, definir, argumentar, observar y un largo etcétera muy enriquecedor para el lector, sobre todo en sus primeras etapas de desarrollo

Propuestas para todos los gustos

Los padres tienen al alcance de sus manos completos catálogos de lecturas adaptadas a las edades de sus hijos. Librotea, de El País, recomienda una completa lista de los 20 libros que todos los niños deberían leer. Incluye títulos tan conocidos como Charlie y la fábrica de chocolate, Manolito Gafotas, Alicia en el País de las Maravillas, Momo o La Historia Interminable.

Desde clásicos a modernas ediciones, los más pequeños cuentan ahora más que nunca con toda la literatura que pueda apetecerles. Unos en libros únicos y otros en grandes sagas, ya son muchos los infantes y adolescentes que se enganchan a la lectura desde muy jóvenes. ¡Enhorabuena por ello!