+34 607 755 795 info@kapiscoactividades.com

Login

Regístrate

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de sus datos
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha nacimiento*
Email*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestras Condiciones del servicio y Declaración de privacidad .
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Ya eres usuario?

Login
+34 607 755 795 info@kapiscoactividades.com

Login

Regístrate

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de sus datos
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha nacimiento*
Email*
Teléfono*
País*
Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestras Condiciones del servicio y Declaración de privacidad .
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Ya eres usuario?

Login

Educar con la música: el mundo de los sentidos

Pocas cosas son capaces de ponernos los pelos de punta sin ni siquiera tocarnos. La música es, sin duda, una de ellas. Las notas, las letras, las melodías generan estados en el cerebro y en el cuerpo. Así se han convertido en una pieza fundamental en la educación de nuestros hijos.

Y no se trata solamente de apuntarlos a clases de solfeo e instrumento. No. Más bien se trata de ponerles canciones en momentos cotidianos del día a día, en cada etapa de su vida. Músicas de diversos orígenes, con variadas interpretaciones, para despertar así valores como la empatía, la sensibilidad y el interés.

¿Recuerdas cuando gritabas el “Hola, don Pepito” a tus amigos en la calle? De eso va la educación musical, también.

El oído, el primero

Está demostrado que el oído es el primer sentido que desarrolla el ser humano. Ya desde el vientre materno, el feto distingue el corazón de su madre, estímulos externos, volúmenes altos. Una vez nacidos, las canciones de cuna proporcionan bienestar, relajación y contribuyen a estrechar el vínculo con los padres.

Diversos estudios concluyen que la escucha selectiva de sonidos y música en las primeras etapas de la vida contribuyen a un mayor desarrollo de la inteligencia y la sensibilidad. De hecho, las melodías se utilizan para regular los trastornos del sueño. Y así dar un patrón de adaptación real al bebé al nuevo mundo que le rodea.

Muchos beneficios en la infancia

A medida que van creciendo, los pequeños van formando su personalidad. En sus primeras etapas de la infancia, la música la elegimos sus padres. Optamos muchas veces por aquellos clásicos infantiles y canciones tradicionales, con mensajes divertidos y letras sencillas. ¿Quién no recuerda “la cuchara, la cucharita y el tenedor” o las interacciones con los payasos de la tele?

Un estudio de la Facultad de Educación de la Universidad de Cádiz concluye que estas melodías potencian la capacidad de memoria, estimulan la imaginación y mejoran la psicomotricidad al combinar baile con coreografías en grupo.

¿Quién elige?

Pero, amigos, los peques van creciendo e interactuando con sus amigos, con las redes sociales, los medios de comunicación. Y llega un momento en que son auténticos dj de sus padres. El “borriquito”, “me pongo de pie” y las demás se quedan atrás y dejan paso a sus elecciones. ¿Debemos permitir este cambio?

Pues aunque parezca increíble, esta evolución no solo es necesaria sino recomendable. Adiós al Cantajuegos y hola a Katy Perry. Fuera los payasos de la tele y bienvenidos el electropop, el dance coreano y el reggeaton.

Ahora bien, no todo van a ser puertas abiertas. Muchas de estas corrientes encierran mensajes que pueden llegar a coartar el desarrollo juvenil. Es el caso de comportamientos misóginos o machistas encerrados en las letras y videoclips de auténticos éxitos musicales.

Nuevas formas de escuchar música

La tecnología también tiene su parte en esta evolución. Los niños y los jóvenes ya no poseen cassettes, discos de vinilo o cedés. Ahora están suscritos a plataformas que ofrecen millones de opciones a través de la nube.

Así se consolidan Spotify , Apple Music o SoundCloud , por citar algunas de las más conocidas. En ellas es posible acceder a cualquier tipo de música. Y ahí es donde entra el criterio de los adultos. Porque educar es guiar y premiar, no prohibir y castigar. Hacer ver que determinadas letras son contrarias a sus propias ideas es una gran labor de aprendizaje.

La música es una antiquísima expresión de los sentimientos y pensamientos del ser humano. Por sus características, además es un vehículo excelente para el correcto desarrollo vital. En Kapisco Actividades encontrarás muchas iniciativas que invitan a disfrutar de la música. Así que… ¡a por ellas!